jueves, 11 de enero de 2007

Los muros de ninguna prisión, ni ningún asesinato salvaje del régimen pueden detener el deseo de los revolucionarios de reunirse nuevamente con su pueblo, de volver a la lucha contra la dictadura y el imperialismo por una patria libre y socialista.

Agustín Tosco