sábado, 7 de abril de 2007

Carlos Fuentealba


¡Como duele en mi Patagonia!
La humilde sangre derramada
En galopes de malones
Entre viento y puñalada.

Del nativo originario
De los peones de estancia,
De obreros levantando
Industrias derrumbadas.

Por la tierra y el salario
Aquellos pechos sucumbieron
Bajo el fuego del fusil
Legítimo de un gobierno.

Al sur del olvido, te han tapado
Oscuros petroleros negociados,
Y solo eres noticia cuando
Tu pueblo muere, asesinado.

El cultrún te invoca, Neuquén,
La mapu es un parche herido
Grito y grieta popular,
El golpe de los sufridos.

¿Las riquezas petroleras
Son acaso insuficientes?
Por un salario digno
¡No pueden morir docentes!

¡Que lo grite Choque, Huinacayal
Carlos Fuentealba y Teresa Rodríguez,
En blanco delantales
La memoria vive!

EDGARDO SANTIAGO DELGADO
EPB 191
RAFAEL CASTILLO (BS. AS.)
SUTEBA MATANZA.
7 de Abril 2007