viernes, 2 de febrero de 2007

El Canto de Taki Ongoy Texto No.2


TEXTO Nº 2


No ciertamente no eran dioses. No eran viracocha; cuando Pizarro entró al Cuzco y junto con el padre Valverde decidieron la muerte de nuestro amado señor Atahualpa.
A pesar del rescate que pagamos, equivalente a tres habitaciones repletas de oro, nos dimos cuenta entonces de las verdaderas intenciones de esos hombres.
Pero ya era tarde, la sangre había comenzado a derramarse y esas primeras y queridas gotas se iban a construir en un río inmenso que recorrería todo el continente y ya no habría salvación.


ENCUENTRO EN CAJAMARCA
CREO EN MIS DIOSES. CREO EN MIS HUACAS
CREO EN LA VIDA Y EN LA BONDAD DE VIRACOCHA
CREO EN INTI Y PACHACAMAC
COMO MI CHARQUI, TOMO MI CHICHA
TENGO MI COYA, MI CUMBI,
LLORO MIS MALLQUIS, HAGO MI CHUÑO
Y EN ESTA PACHA QUIERO VIVIR.
TU ME PRESENTAS RUNA VALVERDE
JUNTO A PIZARRO UN NUEVO DIOS
ME DAS UN LIBRO QUE LLAMAS BIBLIA
CON EL QUE DICES HABLA TU DIOS:
NADA SE ESCUCHA POR MÁS QUE INTENTO
TU DIOS NO ME HABLA, QUIERE CALLAR
POR QUE ME MATAS SI NO COMPRENDO
TU LIBRO NO HABLA, NO QUIERE HABLAR.


MUERTE DE ATAHUALPA
PIZARRO MATÓ A ATAHUALPA
SIN VER QUE MATABA EL SOL
MI MUNDO SE HA DERRUMBADO
IGUAL QUE MI CORAZÓN
LA SANGRE QUE SE DERRAMA
ES SANGRE DE MI SEÑOR.
EL COSMOS SE VA CON ELLA
HA MUERTO UN HIJO DEL SOL
QUE ABISMO ABRIRÁ SUS FAUCES
PARA TRAGAR MI DOLOR
PIZARRO MATO A ATAHUALPA
Y EL CUZCO ENTERO MURIÓ