sábado, 17 de febrero de 2007

Atahualpa Yupanqui

"¡Y aunque me quiten la vida
o engrillen mi libertad
y aunque chamusquen quizá
mi guitarra en los fogones,
han de vivir mis canciones
en el alma de los demás!"

(El payador perseguido)