domingo, 24 de diciembre de 2006

Poema en homenaje a Ethel Rosenberg

Creen que te mataron y no es cierto.
Ya estabas liberada.
Has salido de viaje por el mundo.
Hoy entraste en micasa.
Te sentaste a mi mesa sin hablar.
Eres eterna y blanca.

José Pedroni

(Ethel fué asesinada en la silla eléctrica junto a su esposo Julius por el gobierno de Estados Unidos durante 1953, bajo la falsa acusación de ser espías de la Unión Soviética).