domingo, 24 de diciembre de 2006

El optimismo histórico

Yo sé que todo cambia, que nada se detiene.
Ni un árbol se detiene, y aún la piedra es viajera.
La soledad no existe, el mundo es compañía.
Ni la muerte está sola. Todo lo que es, es lucha.
Soy inmortal pues paso, solo la estatua queda.
!Y aún ella se mueve!
En vano os empeñáis, en detener la Historia.
Sé que llegará un día. !También lo sabe el sol!

Raúl Gonzalez Tuñón